El Coaching organizacional o de empresa es una disciplina que tiene como objetivo acompañar la transformación de las organizaciones a través de un proceso colectivo de aprendizaje de sus empleados, de la intervención en procesos, en sistemas y en la cultura empresarial para obtener los resultados esperados, con una visión compartida.

El coaching organizacional actúa como una herramienta muy eficaz para detectar las dificultades y los problemas que surgen en las personas, los equipos y en la organización en general. Es un proceso que ayuda a la compañía a transitar el camino de donde se encuentra actualmente a donde quiere estar en el futuro. No importa la etapa en la que se encuentre la organización. Un Coach organizacional puede darle una perspectiva amplia en diferentes temas cruciales de corto y largo plazo en las circunstancias particulares.

El coaching organizacional ayuda a los líderes a establecer y clarificar los roles, estrategias y objetivos para alcanzar nuevos niveles de efectividad y competitividad. Está estrechamente relacionado con los resultados individuales y colectivos y el desempeño cotidiano del líder, del equipo y de la empresa. Establece conjuntamente con la organización indicadores de gestión y del impacto que tiene su intervención en la organización.

Los cambios duraderos y el desarrollo individual se alcanzan cuando la persona sale de su zona de confort. Un coach organizacional experimentado lo acompaña en esta transición para mejorar significativamente su desempeño y efectividad como líder, gerente y especialmente como persona.

9 razones para contratar un Coach organizacional:

  1. Desarrollar y practicar el Liderazgo positivo.
  2. Liderar eficientemente un nuevo proyecto, una mayor expansión o implementar con éxito cambios en la organización.
  3. Identificar y desarrollar el talento de las personas y utilizar mejor el conocimiento individual y colectivo.
  4. Crear y mantener equipos de alto desempeño.
  5. Mejorar la productividad y el desempeño individual, de equipos y de la organización en general.
  6. Mejorar la efectividad en las comunicaciones de la compañía y del ejecutivo con todos los stakeholders.
  7. Mejorar el compromiso de los empleados y fortalecer las relaciones
  8. Incrementar la retención de empleados y la rentabilidad
  9. Construir una cultura corporativa basada en la pertenencia y la responsabilidad.

En el mundo corporativo, el coaching se utilizó en el pasado especialmente con ejecutivos claves y para el surgimiento de empleados “estrellas”, pero en los años recientes se ha convertido en un mecanismo organizacional   necesario para ayudar a los empleados, gerentes y ejecutivos en su desarrollo personal y en la contribución a los éxitos de las empresas.

En otras palabras, el coaching corporativo actualmente acompaña a los diferentes niveles organizacionales a lograr mejores resultados basados en objetivos acordados y especialmente en la optimización de la toma de decisiones, en la mejora de la productividad, la práctica del liderazgo positivo y el fortalecimiento de una cultura basada en la pertenencia y la responsabilidad. El coach trabaja a nivel individual, de equipo y de la organización.

Teniendo en cuenta la organización como un todo es evidente que, las estructuras, sistemas, prácticas y la misma cultura frecuentemente han sido factores adversos en los procesos de cambio, más que facilitadores. Si el mundo de los negocios continúa incrementando su volatilidad los líderes empresariales necesita estar preparados para manejar efectivamente todos estos factores en este contexto cambiante y desafiante si quieren asegurar una mejora significativa del rendimiento de la compañía y hacer una apuesta por un mejor futuro. Más aun los ejecutivos deben estar preparados para diversificar su entorno de trabajo combinando avances tecnológicos y crecientes demandas de condiciones de trabajo más colaborativas y flexibles. Un Coach organizacional experimentado apoya y acompaña a las organizaciones en este camino de realizar cambios y transiciones desafiantes necesarias para guiar a la compañía en una dirección positiva y progresiva.

Por último, es fundamental proveer a la organización de metodologías de medición financieras y no financieras que se deben monitorear para conocer el impacto económico de un proceso de coaching en la empresa. Existen indicadores financieros como el ROI y los Indicadores de gestión que son esenciales para determinar el valor, el impacto y la efectividad de un proceso de coaching, así como factores no financieros como pruebas psicotécnicas, evaluación de desempeño, feedback 360°  e.t.c. , todo lo anterior aplicado antes y después del proceso del coaching.  El éxito de este proceso depende de unos objetivos claramente establecidos y de un sistema de medida riguroso. ¡Al final el valor esta en los ojos del espectador!!

El contexto de cambio nunca ha sido tan demandante como lo es actualmente.  Los líderes empresariales deben poseer tanto la visión estratégica como ser expertos en el manejo de las habilidades “blandas” requeridas para liderar efectivamente a las personas en este ámbito empresarial de cambios constantes.

Espero haber clarificado esta disciplina en pleno auge que requiere conocimientos, experiencia, habilidades y pasión para ayudar realmente a las personas, equipos y organizaciones.

Me gustaría saber si este post fue útil para ti ¿Qué otras razones  añadirías?

Si crees que el contenido puede ser útil a más personas te animo a compartirlo en tus redes sociales.

Pin It on Pinterest

Compartir